Cuando se empieza un negocio, las relaciones de los socios pueden ser como cualquier otra relación profesional o personal.

Pero a lo largo del tiempo, estas relaciones pueden sufrir discrepancias entre los socios y, tanto es así, que puede ralentizar la toma de decisiones en la empresa.

Ante estas situaciones, conviene siempre buscar una solución legal y, por lo tanto, poder continuar con la actividad de la empresa.

Esta posible solución la podemos encontrar en la ley de sociedades de capitales( LSC). Esta ley expone que es posible echar a un socio de la empresa, pero siempre que se cumplan con unos requisitos dictados en la misma ley o en los Estatutos de la empresa.

A continuación, os vamos a explicar los requisitos establecidos en la ley. Son los siguientes:

  • Incumplimiento de realizar algunas obligaciones de forma voluntaria como, por ejemplo, avalar un crédito bancario o no dar un buen asesoramiento profesional a la empresa.
  • Cuando exista incompatibilidad del cargo que ostenta con otra empresa del sector.
  • Por causar daños o perjuicios a la empresa y éstos sean llevados a juicio y se demuestre que ha sido contrario a la lay de sociedades de capital.

Una vez explicados los requisitos establecidos para poder echar a un socio de la empresa, ahora es momento de explicar el procedimiento para llevarlo a cabo.

Este procedimiento no es más ni menos que realizar una Junta General y decidir por mayoría y votación en viva voz si se le echa al socio que ha puesto impedimentos a la toma de decisiones de la empresa.

Cuando se elabore el acta de la reunión, constarán las personas que han votado a favor y los que han votado en contra.

En el caso en el que el socio ostente un 25% de las participaciones de la empresa, se requerirá una mayoría de 2/3 para poder echarlo.

En Gestoring ofrecemos servicios jurídicos mercantiles y uno de nuestros abogados mercantiles podrá asesorar en lo relativo a estos procedimientos. Cualquier consulta, puedes ponerte en contacto con nosotros