Cuando llega el verano hay veces que para los autónomos es sinónimo de estrés.  Esa montaña rusa de pensamientos negativos positivos y al reves como: si me voy de vacaciones no voy a ingresar y si ingreso no me voy de vacaciones…

Pero desconectar es esencial para nuestra salud mental asi como para ser mas productivos en nuestro trabajo, por eso te proponemos 5 consejos para planificar las vacaciones y poder disfrutar sin estrés.

1. Una hucha, tu mejor aliado: sabéis que ser autónomo tiene sus ventajas pero no es todo un camino de rosas y el hecho de que cogerse unos días libres implique no ingresar durante ese periodo es uno de los contras. Sin embargo, la planificación previa ayuda a que ese inconveniente no suponga renunciar a las vacaciones. Hay gastos fijos como la cuota, el IVA o salarios de empleados, si los tenemos, que podemos calcular o estimar con antelación. Si a eso le añades el presupuesto que hayas fijado para las vacaciones, puedes saber con bastante certeza qué cifra necesitas ahorrar para disfrutar de unas vacaciones libres de preocupaciones.

2. Adelantar los deadlines y dejar todos los trabajos cerrados: Esto es, desde luego, fundamental. Si quieres disfrutar de los días libres que tanto te ha costado coger, no puedes pasarte 8 horas delante del ordenador porque te pilló el toro y te dejaste cosas pendientes. Sabemos que no siempre es posible desconectar al 100% pero planificar las fechas límites con la suficiente antelación y dejar los trabajos más importantes cerrados antes de las vacaciones es tarea ineludible. Aunque haya que apretar un poco más los meses previos.

3. Avisa a tus clientes: La comunicación con tus clientes es esencial para realizar un trabajo satisfactorio y para fidelizarlos y que vuelvan a contar contigo. Por ello, algo que no debes olvidar nunca es comentar a tus clientes qué días estarás de vacaciones, cerrar con ellos los temas urgentes y avisarles cuando vuelvas a incorporarte. Lo mismo aplica a los proveedores.

4. Revisar bien el calendario: Sabéis por experiencia que la temporada estival viene cargada de deberes: impuesto de sociedades, cuentas anuales, cierres trimestrales… Por lo que es necesario revisar el calendario y hacer una checklist para asegurarnos de que dejamos todos los deberes fiscales en orden. Ya sabes que en Gestoring cuentas con un equipo profesional para ayudarte con todas estas tareas y para que no tengas problemas con Hacienda.

6. Externalizar parte del trabajo: Si tienes un volumen de trabajo considerable pero aún así necesitas cogerte unos días para recargar las pilas, puedes contratar temporalmente a alguien para que te sustituya. Eso sí, asegúrate siempre de que sea una persona de total confianza, pues de cara a tus clientes seguirás siendo el máximo responsable de los proyectos que tengas con ellos.

Con estas pautas deberías poder disfrutar de unos días de descanso. Y no olvides que para eso están precisamente las vacaciones, para descansar y desconectar. Si tu profesión o ritmo de trabajo te impiden olvidarte por completo prográmate unas horas de conexión al día para revisar que todo está OK y cíñete a ellas.

Y por último, algo a tener en cuenta es que una de las grandes ventajas de ser autónomo es la flexibilidad que te otorga. Así, no te verás obligado a coger esos días libres en los meses de julio y agosto como la mayoría de los mortales y podrás adaptar tus vacaciones a tu carga de trabajo o aprovechar para irte en temporada baja y explotar más tu presupuesto.

Eso, sí. Lo hagas como lo hagas, no te olvides de disfrutar. ¡Felices vacaciones!