Desde hace un tiempo, el Ministerio de Hacienda ya puso en vigor el llamado criterio de caja. Este criterio de caja viene a decir que sólo tributaran en el IVA aquellas facturas que realmente se hayan cobrado.

A simple vista, parece que es un criterio de caja bastante cómodo para aquellas empresas que tarden en cobrar tiempo sus facturas. Pero no es así. Este criterio tiene algunos límites importantes y ,por ello, lo vamos a detallar a continuación:

  • Al utilizar sólo las facturas cobradas, las empresas se ven obligadas a tener un sistema de contabilidad distinto al de devengo que es como se solía hacer antes. Esto conlleva a que hay que llevar un nivel bastante alto en cuanto gestión de dichas facturas, pues sólo las realmente cobradas utilizarán este criterio.
  • Las empresas, al tener una mayor gestión de las facturas, necesitarán contratar a un profesional para realizar dicha gestión. Por lo tanto, habrá un aumento en un futuro a medio y largo plazo en los costes de la empresa.
  • Por otra parte, las empresas que usen este criterio, obligan a sus empresas clientes a que también facturen por el mismo sistema, corriendo el riesgo de contratar los servicios con otras empresas que usen el sistema de criterio de devengo.
  • Otro punto a destacar es el tema de las exportaciones. Como en la UE tienen el mismo sistema de devengo y no usan el criterio de caja, pues las empresas no pueden vender fuera de nuestras fronteras. Por lo tanto, eso repercute en un menor nivel de ventas y la imposibilidad de expandir el negocio a nivel internacional.
  • Por último, y no menos importante, las empresas que se acojan a este criterio, tiene mayores dificultades para solicitar un aplazamiento del impuesto del IVA en las cuotas repercutidas de clientes y que no hayan sido cobradas. Sobre todo, aquellas empresas y autónomos que trabajan con Administraciones Públicas y éstas demoran mucho en pagar las facturas.

Estos son, a grandes rasgos, los límites que tiene el criterio de caja. Aun que al principio, nos parezca un criterio útil para no proceder a pagar el IVA de facturas no cobradas, realmente con lleva diversas complicaciones o cuestiones que pueden hacer que nuestro negocio no crezca o tener un aumento en costes innecesarios.

Cualquier duda, pueden hacerla en siguiente formulario. En breve, serán respondidas.

Un saludo a todos.